Skip navigation

Localización: Madrid. Hace poco leí éste artículo, con el que me sentí identificado y estoy seguro de que vosotros también sois de los que miráis por la ventanilla, ¿que a qué me refiero? Leer:

 

En Madrid, el viaje en metro por la línea 1, entre Bilbao e Iglesia, es una viaje en el tiempo de más de 30 años. Algunos pasajeros, pegados a las ventanas de cristal, intentan evitar luces y reflejos para contemplar la estación fantasma

 

El 17 de Octubre de 1919 Alfonso XIII inauguro la primera línea de metro que recorría la distancia entre Sol y Cuatro Caminos, pasando por Ríos Rosas, Martínez Campos, Chamberí, Bilbao, Hospicio y Red de San Luis. Pronto se dieron cuenta de la poca utilidad de la estación de Chamberí, obra del arquitecto Antonio Palacios, porque ya en aquellos tiempos el recorrido de la línea se realizaba en tan sólo 8 minutos, y poco después se demostró que una parada en ese punto no era rentable, ya que se encontraba a 223 metros de Iglesia y a 310 metros de Bilbao, donde los trenes apenas podían mantener una velocidad aceptable para luego realizar la parada, además fue también cuando los andenes de las estaciones se ampliaron de 60 a 90 metros.

 

El 21 de mayo de 1966, las autoridades clausuraron la estación. No fue algo demasiado preparado, y ocurrió como si tal cosa. El último trabajador de la estación cerró las puertas aquel domingo de primavera, y nunca más se abrieron. Allí quedaron las papeleras, con periódicos del día, los anuncios publicitarios de la época, los muebles y taquillas… todo quedó intacto, y solo el paso del tiempo los ha convertido en recuerdos que aún perduran.

 

Algunos privilegiados cuentan que pasear por la estación fantasma, es hacerlo rodeado de recuerdos. La calma total que rodea los andenes de la estación solo se ve interrumpida por el ruido de los trenes al pasar, y todavía pueden contemplarse las cabinas de los taquilleros y revisores, oxidadas por el paso del tiempo.

 

Sin embargo, no solo el tiempo ha dejado huella en la vieja estación fantasma. Desde hace años, algunos jóvenes se han colado en la estación y han roto cristales, llenado de pintadas aquellos carteles publicitarios, y los muebles que allí se mantienen. Parece que el ayuntamiento de Madrid lleva tiempo planteándose la idea de convertir en museo la vieja estación fantasma, para de este modo conseguir evitar que sea destrozada por estos actos vandálicos.

 

Pero la vieja estación fantasma debe seguir siendo eso, reforzando la seguridad todo lo necesario para evitar esos destrozos, pero conservando esos recuerdos, y ese halo de misterio que rodea cada rincón de la estación, y que por unos segundos se puede seguir contemplando.

Interesante ¿verdad? A mi también me lo parece.


FUENTE

Anuncios

2 Comments

  1. Esta estación me recuerda cuando iba al colegio de Chamberi, me bajaba en ella todos los dias.
    Esperemos (cosa imposible), que no la destrocen demasiado.

  2. Me encantaría poder pasar a ver algún día esta estación, porque cada vez que paso por Chamberí me acuerdo de que debajo hay un montón de historias que me encantaría descubrir.

    Muy interesante el tema Nachete, y de hecho creo que ya es seguro que van a abrir la estación a modo de pequeño museo del metro!!!
    Besotessss


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: