Skip navigation

“Almacenar tu vida” en unos y ceros. Lo pongo con comillas, porque desde mi punto de vista es imposible almacenar toda tu vida; no quiero entrar en aspectos filosóficos, pero los sentimientos, lo que tus ojos ven constantemente, aquello que tu oído oye continuamente, el tacto que percibe tu mano, aquel olor que percibe tu nariz y en definitiva todos tus sentidos, lo veo hoy por hoy muy difícil de guardar digitalmente. Pero si podemos hacer un pequeño acercamiento. Así intentaremos guardar digitalmente todas aquella canciones que solemos escuchar, todo aquellos libros, revistas, periódicos… que leemos, todos los lugares que visitamos y donde hacemos fotos de éstos…

Bien, pues hay gente que ya ha empezado a experimentar con ésto. En realidad es un experimento hoy por hoy al alcance de cualquiera, eso sí, es un experimento bastante tedioso:

Gordon Bell, un investigador de Microsoft, decidió en 2000 poner en marcha un experimento. Se trataba de almacenar toda la información que generaba y recibía: los libros que leía y canciones que escuchaba, las conversaciones telefónicas que mantenía, las webs que visitaba… La idea de Bell era probar que un individuo podría conservar toda su vida en un terabyte, es decir, en 1.000 gigabytes. Un reproductor digital de ese tamaño contendría unas 300.000 canciones, 1.250 horas de vídeo o 312.000 fotografías. Aunque, en mi opinión, si se hiciera el mismo experimento con un chico joven se necesitaría mucho más que 300.000 canciones, fotografías y videos… Pues hoy en día la cantidad de canciones que se dispone y que se escucha (al igual que los videos y fotos) gracias a internet y sobretodo las redes p2p, son colosales.

GORDON BELL

Bell diseñó un software a medida, MyLifeBits –“fragmentos de mi vida”– guarda cualquier cosa a la que Bell pueda echar mano. De cada correo electrónico que envía o recibe, cada documento que teclea, cada sesión de chat en la que se mete, cada página web por la que navega, se recoge una copia y se almacena. MyLifeBits graba sus llamadas telefónicas y archiva cada fotografía –hasta mil diarias– que toma su SenseCam, el aparato que lleva alrededor del cuello. Incluso ha almacenado todo su pasado: las enormes pilas de documentos de su carrera de 47 años en informática, primero como ejecutivo millonario y después como funcionario gubernamental de Internet.

Durante siete años, Bell ha acumulado unos 150, el 15% de lo que tiene disponible para toda su vida. Sin embargo, al intentar grabar todos los programas de televisión que veía, almacenó más del doble de esa cantidad, lo que significa que un tera puede ser suficiente para una vida repleta de textos, pero difícilmente lo será en el audiovisual siglo XXI, donde la resolución de las imágenes aumenta sin parar: cuando Bell empezó su experimento, tomaba fotografías de 2 MB de calidad. Ahora, tienen 5 MB.Según calcula IDC, si todo el mundo hiciera la misma prueba que Bell, se necesitarían 620exabytes (un millón de terabytes), 30 veces más del almacenamiento disponible.

Bell puede lógicamente rastrear los contenidos precisos de una nota que estuvo sobre su escritorio hace 30 años. Sabe con quién se cruzó por la calle cuando iba a trabajar hace cuatro semanas. Y cuando alguien pone en duda sus recuerdos sobre una llamada que hizo el día anterior, puede terminar la discusión poniendo en marcha el audio y escuchándola de nuevo. Al instante.

Gordon Bell es un hombre conectado a un ordenador, ¿o es un ordenador conectado a un hombre?

¿Qué opináis?

Fuentes: 1, 2, 3 y cosecha propia. 😀

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: